Seguidores del BLoG

viernes, 12 de junio de 2015

HELENOS EN TROYA


HELENOS EN TROYA
Por Karlos Dearma.

La Guerra de Troya ha despertado, en todas y todos aquellos que han leído los versos de Homero, la imaginación heroica de muchas generaciones: El rapto de Helena por Paris, los celos de Menelao y la ira de Agamenón, la expedición de los griegos con sus barcos lanzándose al mar, los combates entre héroes y la valentía de Héctor, los caprichos y el dolor de Aquiles ante la muerte de Patroclo, y, al final, el pérfido caballo.

Pero antes de continuar con esa historia es mejor que me presente. Nací como Francisco Berazategui; mi padre era un humilde herrero, español de nacimiento, que dejo su patria a fines del XIX para hacer la América. Cuando era niño me enseño el oficio que, nunca pensé, ejercería en la vieja Micenas.

La historia acerca de mi viaje en el tiempo pues tiene sus comienzos allí en la herrería de mi progenitor. Fue cuando un extraño visitante se hizo presente buscando un empleado para hacer reparaciones en la casa que rentaba a mis vecinos, los Zubizarreta. El profesor Luis Drago tenía aspecto de loco y un poco chiflado estaba, pero era un genio.

Mi padre le ofreció mis servicios, a cambio recibiría algo de dinero y clases de ciencias.

Comencé por estudiar con don Luis el idioma griego, una experiencia martirizante. Recibí clases de matemáticas, física y otros muchos conocimientos científicos. No entendía muy bien la utilidad de todo ello pero era joven, todo se aprende más rápido y no se me ocurrió cuestionarlo.

Al cabo de un año me había transformado en su asistente y según mi maestro estaba listo. Drago me mostró su “invento”: La máquina del tiempo. Sería el primer viajero que regresaría al pasado. Me hablo de la trascendencia del hecho y de su importancia para la ciencia; me convenció de que no había peligro para mi persona, mintió. Sin embargo, yo acepté. Fui lanzado entonces hacia el pasado a la velocidad de la luz, montado al ingenio creado por don Luis.

El aparato resulto destrozado pero conseguí llegar a las arcaicas tierras griegas. Me instalé en Micenas: Una gran ciudad amurallada, habitada por personajes importantes, guerreros, comerciantes y grandes artistas de los que aprendí mucho. 

Trabajaba como artesano del metal y, en mi condición de tal, fabriqué muchas de las armas que hirieron y mataron en aquella infame guerra. Es por eso que su rey me arrastro tras de sí en su campaña contra Ilion: Le era útil. Me vi entonces navegando la mar hacia unas tierras que, en aquel momento, me eran extrañas, tras una guerra en la cual nunca quise participar. Sentí que, por su tremenda importancia, no tenía alternativa.

Fui testigo de cómo la orgullosa ciudad de Troya ardió. Acompañé a Menelao, en medio de la destrucción, a la búsqueda de su amada Helena y en una oscura habitación de palacio me sorprendió la verdad de tan ominosa matanza. No existía tal Helena sino un joven y bello muchacho, travestido, llamado Helenos. Los griegos siempre tuvieron gustos particulares en cuanto a lo sexual y Menelao no era una excepción.

Cuando volví a Micenas conseguí reparar la maquina pero nunca regrese a mi época. Siglos después tuve una polémica con Homero en torno a esta rara cuestión.  No me creyó en los siguientes términos: “Aun si fueras un viajero del tiempo y hubieras sido testigo, como dices, no me atrevería a cambiar la versión de los hechos por todos conocida, porque ello traería una enorme vergüenza a todos los griegos”. 

Por culpa del honor y el orgullo heroico, la verdad sobre Troya termina siendo esquiva.


Este relato participa del concurso de relatos "La maquina del tiempo" organizado por "El Circulo de Escritores"




30 comentarios:

  1. Muy bueno Carlos. Fascinante viaje a una epoca mitica, bien narrado, y con un final pese a ser sorprendente, del todo logico en aquella civilización.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oscar, me alegra que te guste y es cierto: Puede parecer sorprendente para algunos. Saludos amigo.

      Eliminar
  2. Genial viaje en el tiempo. ¿Para que regresar a tu época? teniendo otras ten interesantes. Y sí ya se sabe que cuando se viaja en el tiempo no se pueden trastocar los hechos. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro amiga!!! ¿Para que volver? Desde ya te digo que, si fuera el protagonista, tampoco regresaría. Como se dice por aquí "me cortaría solo" je je. Un abrazo, me alegra que te guste.

      Eliminar
  3. Muy bueno Carlos, está muy bien quedarse donde uno se sienta integrado y a gusto y si añadimos lo de sentirse útil, ya para qué volver? Te quedas y disfrutas. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Mercedes, seria lindo si fuera posible esto de los viajes en el tiempo. Una buena idea la de "El circulo de escritores". Podemos imaginarlo. Un beso grande y gracias, me alegra que te guste.

      Eliminar
  4. Fantástica idea la de decidir quedarse allí donde le gusta. Ojala más de una vez lo pudiéramos hacer todos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro, pues estaría buenísimo. Me alegra que te guste la idea. Gracias, Un beso.

      Eliminar
  5. Es genial, lo comparto encantada.
    Un beso.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Reme, besitos y me llena de alegria que te guste.

      Eliminar
  6. Excelente relato, Carlos. Te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Una interesante forma de ver esa parte de la historia. Estaría bien poder viajar en el tiempo, ¿verdad? Aunque no sé si sería lo agradable que puede parecer...

    Gran relato :D ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La duda siempre esta. Ver algo con tus propios ojos es genial aunque conocemos la historia y a veces es amarga. Gracias por comentar, bueno que te guste. Besines.

      Eliminar
  8. Genial relato de épico viaje en el tiempo. La verdad quedará sepultada junto a los conocedores de los verdaderos acontecimientos. Ameno, divertido y narrado con maestría. Un original texto que comparto con sumo gusto.
    ¡Abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, que bueno. La verdad a veces nos llega "velada" por diferentes motivos. Se me ocurrió darle una posible versión de los hechos a este viajero del tiempo. Me alegra que te guste. Un gran abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho tu relato, Karlos. Es muy curioso porque yo había tenido la misma idea para un personaje, la de Hel... –por no hacer destripe, jaja–. Vamos, que me ha encantado ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien !!!, cuando lo tengas avisa. Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  10. Excelente reinterpretacion de la guerra de Troya. Muy original.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Te vino bárbaro el tema del concurso para tus conocimientos de historia!
    Un viaje muy interesante y un cambio curioso. Muy buen relato, Carlos, muy logrado. El título del relato cobra un sentido original tras el giro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii me encanto la idea del viaje en el tiempo, aunque tome una historia épica para el relato y su transformación. El tema de la verdad histórica a veces es puesta en duda (alguno mas escéptico piensa que "todo" es mentira en historia) Esto es literatura y me puedo tomar estas licencias. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muy bueno,no me gustaría viajar en el tiempo,ya me angustiaba bastante de chico cuando miraba el túnel del tiempo.Lo interesante de tu escrito es el modoy la originalidad en el cual rescatás lo clásico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eric, que bueno te guste. También miraba el túnel del tiempo (tenia algo de eso, casi siempre la erraban con la época o algo así) aunque no me provocaba el mismo rechazo. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy original, Carlos, pobre chico, no me hubiese gustado nada estar en su pellejo pero algo me hace pensar que a ti sí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser lo de prender la maquina del tiempo y rajar a otras épocas (estoy un poco cansado de esta ja) Saludos y gracias por pasarte.

      Eliminar
  14. jajajaja, muy bueno Carlos. Eso de Helenos me ha sorprendido aunque tú, como profe de historia, seguro que tienes algún dato por ahí que lo pueda confirmar. Me gusta la idea del travestismo en la antigua Grecia, es genial. Sexualmente eran muy libres y eso es (como dicen acá) ¡¡¡GROSSO!!! Es ¡¡¡GROSO!!! también el relato ;) Me ha parecido excelente. Historia, humor, ciencia y ficción. Muy entretenido. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Helenos es una ocurrencia mía, solo literatura:¿Que pasaría con Homero y los griegos si la historia esta fuera cierta? Vaya Calamidad je je Pensarlo es algo que roza mas lo humorístico y prefiero leerlo de esa manera. O es lo que pienso acerca del honor y orgullo heroico: Puede ser risible. Con respecto a lo literario andaba con la idea de una historia con un inmortal y su "versión" acerca de ciertos hechos del pasado (lo de Helenos no es tan nuevo, me estaba dando vueltas), paso lo del concurso y apareció la maquina del tiempo: Lo cambie por un mortal viajero del tiempo y así nació esta historia. Me alegra que te hayas divertido con ella. Besines.

      Eliminar