Seguidores del BLoG

viernes, 20 de febrero de 2015

EL ULTIMO HOMBRE


El Último Hombre
Por Karlos Dearma.

Encendió el computador en el modo de ahorro de energía, luego fue hasta la escotilla y se asomó por la ventana. La vista le sobrecogió: La Tierra estaba ante sus ojos, girando cubierta de nubes,  como siempre, eterna. Sin embargo un dejo de tristeza le invadió; le pareció extrañamente lejana, como vacía, como imposible de alcanzar.

El ambiente en la nave era gélido: Había llevado los calefactores al mínimo para no gastar más energía de lo necesario. Cuando los programas estuvieron listos intento establecer una comunicación. Pensó para sí mismo: Alguien más debe haber escapado, los vi despegar.

Le ordenó a la computadora que busque en todas las frecuencias: Al primer intento solo recibió estática, entonces y para no dejarse llevar por la ansiedad, decidió esperar. En su evaluación visual había comprobado algunos desperfectos en la nave, la lluvia de meteoritos que cayó sobre el planeta  la había golpeado, ahora le tocaba el turno a las reparaciones.

Estudio sus posibilidades. Le pidió a la computadora un plan de contingencia, unos segundos después recibió una respuesta. Debería salir de la nave a inspeccionar la estructura: Era imposible una reparación profunda desde allí, el robot le ayudaría. Se dijo: Manos a la obra.

Se vistió con el traje y la escafandra, coloco las herramientas en una especie de maletín y luego lo ato a una larga cuerda. Los llevo a la cámara de descompresión y encendió el robot. El MR4000, un cyborg,  inicio y le pidió instrucciones, lo conecto a la computadora  de la nave y luego ambos se conectaron a sus mochilas autopropulsadas. 

Cuando estuvieron listos descomprimió la cámara y abrió la escotilla. Afuera el frío y la oscuridad del espacio sideral lo esperaban, sintió miedo. A pesar de ello estaba decidido, junto valor y le ordeno al MR salir primero. La máquina obedeció y luego lo ayudo a salir: Comenzaron con la rutina de inspección.

Los daños no parecían graves, la estructura de la nave estaba magullada pero bien. La antena necesitaba arreglarse, tal vez eso había impedido las comunicaciones. Decidió comenzar por allí. Media hora después estaban listos. Desde el interior la computadora le confirmo que las comunicaciones funcionaban. Regresaron a la escotilla y repitieron el procedimiento. Una vez adentro le dio el control a la computadora para reintentar comunicarse.

De nuevo el intento fue vano. Pensó lo peor: tal vez nadie más había sobrevivido. Estaría solo como el último humano del universo. Consciente de la gravedad del momento, medito unas palabras y ensayo mentalmente un breve discurso, encendió la grabadora y activo el transmisor:

“Mi nombre es Federico Vallejos y soy tripulante de la nave Kosmo 4.  La Tierra se ha transformado en  un planeta inhabitable y los pronósticos son malos; tal vez sea destruida por un gran asteroide en cuestión de días, u horas. No se hacia dónde iré, estoy solo. Me toca iniciar los protocolos de salvación de mi especie, activaré los laboratorios biológicos e iniciaré las clonaciones, soy consciente de la importancia de mi tarea pero acepto la difícil misión que me toca, soy el último hombre.”

Volvió a recibir estática. Se disponía a apagar la grabadora cuando, de manera inesperada, del otro lado escucho un coro de risas. Una voz gruñona y autoritaria estallo desde el altoparlante:

“¿El último hombre?¡Pero déjese de joder Vallejos! Habla el coronel Nielsen. Es mejor que ponga en marcha esa carcacha y venga a juntarse con nosotros en el lado oscuro de la Luna, hágalo antes que reviente la Tierra y algún cascotazo lo mande al carajo, acá lo esperamos. ¿Me copia?”

Un avergonzado Vallejos respondió afirmativamente. 

NOTA > Este relato participó del Concurso de Relatos "LA ULTIMA NOCHE DEL MUNDO" organizado por "EL CIRCULO DE ESCRITORES". Una de mis fuentes de inspiración fue la canción "El último hombre" del grupo punk argentino LOS VIOLADORES. 



30 comentarios:

  1. Muy imaginativo, gracioso.
    Final desconcertante.
    Me ha encantado.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el relato,he terminado con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra ver que muchos nos lo tomamos con humor.
    Muy bien llevado, Carlos, me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a pesar del final de la Tierra. Bueno que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Karlos.
    A pesar del final, muy creativo y ocurrente, dejás impresa una clara muestra de lo que es la imaginación del hombre ante situaciones límite. El creyó realmente que estaba solo.
    Me gustó mucho.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Ricardo, El protagonista armo su propia película. Gracias, abrazo.

      Eliminar
  5. Un misterioso relato que nos mantiene en tensión esperando una respuesta que solo llega al final, y cuando el hombre lo daba todo por perdido. Muy gracioso el final, e interesante la historia. Un saludo, Karlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy contento de que haya gustado, Ricardo. Abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Coincido contigo Patricia, gracias por visitar el blog. Abrazo.

      Eliminar
  7. jajajaja.... Ese final lo vale. Menudo puntazo. Ha sido un placer leerte, un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay! Apocalipsis, una gran pizca de desesperación y un poco de diversión para aplacar los nervios del último día... ¡¡Sonrisas sacadas al imaginar la escena!! Mezclando la tensión y la sorpresa del creerse el último, mientras sus compañeros le gastan una broma... ¡¡Genial!!
    ¡¡Besis!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Campanilla, pues era el ultimo día del mundo. ¡Hay que juntar ganas para hacer una broma en una situación semejante! Gracias, beso.

      Eliminar
  9. Buen relato, Carlos! Me ha gustado el toque de humor del final, cuando ya estaba convencida de un final triste y más bien angustioso. Por cierto, es bueno saber que existen protocolos de preservación de la especie ;)

    Un saludo y feliz tarde de domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no existen y salen solo de mi imaginación pues deberían existir!!! Ja. Un saludo y buena semana.

      Eliminar
  10. Saludos Carlos, buen relato con un excelente toque de humor añadido. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mery! no estoy seguro de que sabia que lo iba a terminar así, capaz que mi inconsciente tuvo algo que ver Ja. Abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha encantado, sobre todo el final. Al principio un poco claustrofóbico, y el final me ha hecho reír. Muy bueno. Suerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, si coincido, me salio un relato un tanto opresivo. Muy bueno el que te haya gustado, me alegra. Abrazo.

      Eliminar
  12. XD, Vallejos! Pobre hombre! Con todo el miedo que pasó. Espero que llegara sano y salvo a la cara oculta :) Es buenísimo. Un abrazo Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si, Ana. Un tanto avergonzado pero acompañado. Gracias, Abrazo.

      Eliminar
  13. Muy buen cuento, Carlos. Inesperado y gracioso final. Me gustó la tensión generada.
    Me quedo escuchando el tema.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran banda en mi opinión. Espero te haya gustado también, gracias por pasar. Saludos.

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho y ese final ha sido estupendo. Pobrecillo, se veía tan solo... Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes, al final no era el último Ja. Saludos.

      Eliminar
  15. Está genial, Carlos. Lo comparto con gusto. Saludos :)

    ResponderEliminar